ALEGRÍA

(Dedicado a Kika, que sabe de Alegrías)

Y aún a pesar de todos los pesares…

¡Alegría!

Por el simple latir de la Existencia;

por la magia vestal que cada día

ilumina los ojos con crisálidas,

que serán arcoíris del mañana,

cromando con sus vuelos todas flores.

 

¡Alegría!

Como niños volando sus cometas,

por sólo el regocijo del Vivir,

ese mismo que pronto, ya en sus cunas,

alborozó sus cuerpos, entrerisas.

 

¡Alegría!

Por el saludo excelso e imponente

con que Natura obsequia a nuestros ojos,

con el verdor y nieves de sus sierras,

con el clamor de ríos y espesuras,

y los milagros tantos que se cuentan

los azules del Mar y del Celeste.

 

¡Alegría!

Por el escueto gozo y el momento

de contar hasta seis de siete Pléyades,

en la noche boreal y constelada

por miríadas de estrellas y galaxias,

que ofuscan pensamiento y crecen alas

por el ansia de ver esotros mundos.

 

¡Alegría!

Porque he visto reír

a personas sin miembros

en las leproserías.

Porque he visto reír

en las mesas más pobres,

soportando injusticias

miserias y ruinas,

acosados por bombas y vesanias.

Porque he visto sonrisas

de niños mientras juegan,

entre gente abrumada,

huyendo de la Muerte,

hacia nodondes, lejos,

hasta allá donde Muros

Foto captada por Paul Ament, intitulada Rainbow3
Foto captada por Paul Ament, intitulada Rainbow3

de incomprensión, desprecio y egoísmo,

detienen su espantada

con tanques y alambradas;

o hasta costas lejanas

donde las olas mecen sus cadáveres.

 

o o o O o o o

 

Y aún a pesar de todos los pesares…

¡Alegría!

A pesar de las pérdidas ya sidas

de mis seres queridos,

que guardo en la memoria

que alberga el corazón…

¡Alegría!

Por lo tanto que he amado y me han amado.

Por toda la Esperanza que traslado

a mis hijos y nietos y a mi especie.

Porque al fin y a la postre

Felicidad no está tan lejos:

es cuestión sólo a veces

de escudriñar con tiento,

los bolsillos raídos

del pantalón colgado

y al descuido.

 

o o o O o o o

 

Y aún a pesar de todas decepciones…

 

Y aún a pesar de todos los pesares…

¡Alegría!

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.