BOSQUE, BIKE Y MONTAÑA

Sagitando en bike los mis paisajes

emboscados sinuosos veredados

-ahora con níveas vestimentas-

entreverados de nubes y de yuyos

cruzo el umbral espaciotiempo

hacia nodondes y sincuandos

en toda plena Soledad

(Tan sólo por compaña

mi Bach, Mahler o Schubert…

mochila p´al refresco y refrigerio

y abrigo p´a la nieve o las vestiscas)

 

El viento pandiciente

pautaba sabio los silencios

de las enhiestas copas de los troncos

invitando a cantar a la arboleda

Y al acorde del silbo se ayuntaban

las ruedas de mi bici ensortijadas

como en pos de una flauta

que mágica tocara en los allendes

 

Y mientras iba ascendiendo los repechos

se transfiguraban las visiones:

los horizontes umbrías cresterías…

 

Y hago un descanso corto

para charlar un rato con Silencio

beber un poco de agua

y no quedarme frío

porque el sudor… ya saben

…………………………………….

 

Mirando a las distancias ya cimeras

tocadas por el tul de la nevada

estiro bien mis piernas y prosigo

ganando paralaje a las pendientes

fuera a ser que algún Astro me aguardase

al verme más cercano

– tras de tantas y tantas (tantas tantas)

innúmeras jornadas

a pie a bicicleta o a lomos de algún aire –

y donarme quiera compasivo

por mor de mis cansancios

el magnánimo don de ese Descanso

que se lleva liviano en el morral

y me hiele mis dentros con la Sombra

que abraza justo el alma… y bon voyage !

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.