COROLAS ABIERTAS DE CELINDOS

(A todo aquel que sufre la»sinrazón» de la violencia) 

 

Así como corolas de celindos,

en albores de mayo irrepetibles,

eclosionan las voces doloridas

de todos los que lloran

los muros de sus casas derrumbadas

por el albur cruel de la andanada,

lanzada contra el flanco

inocente e inerme de impotencia

desde el Muro brutal de sinrazón.

 

Cubrámoslos con pétalos,

besados y escogidos,

a esos yertos cadáveres “con alma”

… ¿¡pues qué vamos a hacer…!?

 

o o o O o o o

 

Pues qué vamos a hacer…

qué haremos con los ojos aún abiertoslarge-1474119610322

del niño que nos mira,

desde su muerte súbita y robada,

sobrevenida en infortunio

del estar en el dónde

no hubiera de jugar…

 

Cubrámosles los ojos,

todo el cuerpo y el alma,

con escogidos blancos y besados

escarchados y níveos

sudarios, con pétalos tejidos

de flores de celindos,

con su perfume así como el azahar,

y su remedo del jazmín.

 

Cerrémosles los ojos;

besemos sus mejillas polvorientas;

lloremos lo que dicten nuestros fueros…

pues ¿qué vamos a hacer…?

-que sabemos bien cuál es la urdimbre,

la estofa y la jaez,

de las vestes de guerras provocadas

por los señores de las armas.

 

Lloremos porque cumple,

y guardemos las lágrimas restantes

para la próxima andanada,

pues …!qué vamos a hacer…¡

sino cubrir los muertos

con corolas abiertas de celindos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.