DE PASO

Justo como el reflejo

efímero y casual

que la brillante estrella Aldebarán

dibuja con pincel de puntillista

sobre la gota de rocío

que posa el despertar sobre el nenúfar

en su cáliz de nata:

así desgrana Vida sus presencias

con la fugacidad de lo furtivo

en el lapso de un tiempo que implosiona

en el colapso del instante

siempre al paso

 

De paso es que aquí estamos

y es palmario

instantando un trayecto

que se antoja un continuum

en el flujo envolvente de consciencia

como tromba de céleres imágenes

de un film interminable

que se proyectan en la pantalla

de ese cine de barrio donde habitas

 

De paso sólo estamos

Y aunque los espejismos del quehacer

ejercieran la hipnosis del cotidio

nos cumple ser conscientes

en todos los momentos

hasta en los de los sueños que nos sueñan

 

Y es ese ser-conscientes

de “estar-sólo-de-paso”

de ser un mero cabrilleo

de luz sobre las olas

Y es esa percepción

el único terreno de cultivo

donde puede crecer el dulce fruto

de la felicidad que otorga

las brizas de la calma

 

o o o O o o o

 

A eso sólo he llegado

por no saber quizás llegar más lejos

o bien porque frecuente el desvarío

o simplemente por ser lerdo

A eso sólo he llegado:

Que ser feliz lo es todo

aunque fueran instantes

sólo instantes

con la sonrisa del que sabe

que sólo va “de-paso”

y “de puntillas” por aquende

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.