DESTEJIENDO EL SUDARIO DE LAERTES

Con similar templanza y altivez

que guiaran las manos de Penélope

destejiendo el sudario de Laertes

espero a un proverbial Ulises

desvelando el misterio de la Circe

o el lugar donde yace

el prístino vagido de Consciencia

 

Los secretos de Atlántidas

El Laberinto superado

Los trenzados extraños de Las Parcas

El ojal que penetra

quién logra ver en Delfos

El saber del que sabe

el venero escondido de los gnósticos

o el lugar donde yace

el seminal latido de Existencia

 

o o o O o o o

 

Espero que algún viento

de la Torre de Atenas

quizá Bóreas o Kaikias

me traiga alguna briza

del Canto de la Vida

y el aire del aliento

que todo, todo anima

 

Espero, pues que sé

de cierto y bien seguro,

que a cada instante y siempre

una yema hace brote en el jardín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.