DOÑA SEÑORA LIBERTAD

Nunca me esquiné contigo

Nunca me abrazaste el nervamento

Jamás la mente o la consciencia

me acunaste sin más

– silente arrulladora

equidistante de todos los extremos

conciliadora de todo antagonismo

Doña Señora Libertad

muro enhiesto y rocoso

a toda iniquidad y tropelía

freno tenaz de todos los desmanes

(que obligado me veo a visitar

tan de vez en el cuando:

bien por ser mi trabajo

(psicólogo social)

bien por el mero y necesario

deambular por el mundo

o simplemente al conectar

los noticieros del cotidio

 

Jamás viera tu rostro ni tu cuerpo

desnudo pleno verdadero

antecediendo los prístinos primordios

con la gracia y color

que mezcla y que reparte la Alborada

 

No recuerdo yo ya si en´siendo niño

en trance sortilegio que he olvidado

me meciste en tus brazos

transfigurados de arreboles

del postrer crepúsculo de Tarde

 

o o o O o o o

 

No te recuerdo Libertad

y no sabría el cómo dibujarte

– pues si te nombro es brío del anhelo

Sólo en sueños te escorzo

Y siempre al despertar…

me está vedado su recuerdo

 

o o o O o o o

 

Doña Señora Libertad:

No sé dónde te alojas

Jamás gocé tus dones lujuriantes…

…………………………………………………

¡Dime al menos si existes…

o si es que me han mentido…

…Señora Libertad!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.