EN GAZA LAS PALOMAS MADRUGAN MUY TEMPRANO

Se sacuden muy pronto

sus sueños-pesadillas

las palomas de Gaza

Muy antes de que el sol dibuje el alba

El Alba no quiere alumbrar
El Alba no quiere alumbrar

-un alba de cascotes desolada-

p´a rozar con sus picos aún de luna

a los niños y niñas palestinos

y avisarles de bombas y misiles

que botones y manos implacables

arrojarán con saña y sin piedad

sobre sus ya paupérrimas yacijas

cerrando de por siempre

sus ojitos redondos como perlas

-que pasmados y atónitos

sólo vieron vesania y crueldad

en lo que les decían era vida-

con la inmisericordia ciega

que da la sinrazón

haciéndole el trabajo

a la guadaña de la Muerte

mas en el sinsentido

pues ella no lo haría

nunca-jamás lo haría:

la maldad no es su modo

su trabajo no pasa por locura

 

Asemeja segar el rubio trigo

a principios de un junio refrescante

con la intención taimada y delirante

de sólo y nada más quemarlo

en las trastiendas del horror

 

o o o O o o o

 

En Gaza se despiertan muy temprano

las palomas gorriones y las grullas

p´a acurrucar a niños

con los brazos prestados a una Muerte

que mira hacia otro lado

por no mostrar su rostro

ni sus ojos vidriosos

enlutados y ñublos por la pena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.