UN MANOJO DE NUBES Y CANTUESO

Ya mismo marcho al campo-cielo

para recolectar con las mis manos

enguantadas de verde y de vapor

un manojo de nubes y cantuesos

y con paso calmado pero alegre

llevarlo a nuestra Casa

para embellecerla y alegrar

de más tus mágicas sonrisas

acrisoladas y amplias como gemas

 

Ya mismo salgo al monte

para enracimar cerros y ríos

y armarte un bello ramo de arboledas

forestas y corrientes

que adorne nuestra Casa

y engrandezca tu-Estar

-especialmente ése cuando fijas

tu mirada infinita al trans-ventana

mirando a lontanar

desde nuestra colina-alcor donde vivimos

 

También traeré p´a los rincones

que precisen adornos o compaña

gavillas de nostalgias y silencios

y espigas tiernas aún para secar

para luego lucirlas

por mor de lo imposible

como utopías muertas pero bellas

 

Y un racimo de estrellas constelado

obligado que es siempre

que camino en la noche

cuando Orión y el Auriga

desgranan luminarias rutilantes

y Sirio enseñorea

el cielo recamadoDeep Space

de todas pedrerías titilantes

 

Ya mismo salgo afuera

para apañarte un hato refulgente

con miríadas de rayos

del Sol que en este ahora

inunda el jardín que tú plantaste

con tu amor y paciencias

en nuestra amada Casa

en la colina-alcor donde vivimos

y en azulejos bien fraguados

hemos puesto en el muro

el nombre “Villa Paz”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.