LAMENTO Y HOMENAJE

(Lamento por las víctimas del virus, arrebatadas de nuestros abrazos, y homenaje a los que evitaron que más fueran, a riesgo de perder sus abrazos)

Callaron los tambores de Calanda.

La tamborrada de Híjar no sonó.

La algazara devota de El Rocío

cantó con su Silencio «otro dolor».

No iluminó la Nit de la Albufera

la flameante cremá de los ninots,

ni conmovió hasta el mar la mascletá.

No arrastrarán la cruz los nazarenos,

ni cantarán los clavos de los cristos

las saetas lanzadas de balcones,

testigos del sudor de costaleros,

y pena de sudarios.

Sólo se oyen sirenas de ambulancias,

que transportan la angustia y la impotencia,

y el miedo que la Muerte al Ser impone,

con su faz de la nada y sinsentido.

Y el quehacer ya frenético, incansable,

de las batas azules y moradas

y las blancas, ya todas infectadas

de ese mal que ha venido contundente,

a hurtadillas, cruel, devastador.

Y el clamor de ajetreo de uniformes

de todos los que ofrecen con sus vidas

todo esfuerzo, y aún más para salvarnos

de la saña mortal de la Pandemia,

con sus cuerpos, su aliento y vestimentas,

expuestas al rigor del asesino,

invisible, acechando, sin un rostro,

taimado,… a lo canalla.

 

o o o O o o o

 

Y a la postrer caída de la tarde,

rompiendo Cuarentena su silencio,

se hace oír un clamor agradecido,

espontáneo, sentido, esperanzado,

honrando a todos esos uniformes,

expuestos, infectados, como escudos,

frente al hábil manejo de la zarpa

del atroz enemigo.

 

o o o O o o o

 

Venceremos, con ellos venceremos,

con sus batas manchadas y uniformes,

con su tenaz labor, aún ya extenuados,

sabiendo con certeza y esperanza,

que nunca cejarán.

(Principios Primavera 2020)

(Del video, Música de Lluís Llach, del Álbun «Campanades a Morts», composición Santiago Espinosa Rueda)

 

Mas, volverá a sonar la tamborrada…

 

Tamborrada de Híjar 2017 (inicio)