OTOÑA YA

Tiene la Vida sus jalones,

como ciclos Natura.

Ahora encrespa el Otoño,

que se ha impuesto muy pronto,

con destemplanzas esas

que sabes que estremecen

el cuerpo y la aquí-estanza

de este andar por aquendes.

Y las melancolías,

esas que siempre esconden

las destemplanzas ñublas

que traen las nubes frías,

como que pincelasen,

sobre un lienzo otoñado,

esas tinciones ocres,

cobres, rojas y mieles,

que tiñen las texturas

de las hojas del árbol,

y el crisol de los bosque,

con la policromía evanescente

que las gotas de lluvia,

aliadas con olvidos y añoranzas,

fragua la faz de Otoño.

 

o o o O o o o

 

Tiene la Vida sus jalones,

cuando ya cumple al hombre,

preguntarse qué ha sido,

tras casi los setenta…

si el otoño de un sueño,

o un sueño que ha otoñado

amagando el invierno…

 

Ciclos tiene la Vida.

E incrustados nosotros los llevamos,

en los genes del alma y la querencia,

trufando el nervamento y la osamenta

que nos sustenta aquí

y casi a duras penas,

llegados a este cuando.

 

Tiene la Vida sus jalones.

Que pienses que ya es último,

penúltimo o uno más,

es criterio muy tuyo…

de la percepción que tú construyes

con tu mente consciente

sobre tus hombros aún enhiestos

hasta… lo que haga falta,

o creas necesario,

si es que no te sorprende

esa que tú bien sabes

que está siempre a la vuelta.

 

Ciclos tiene la Vida.

Cumple pues degustar

-en paz, si es que es posible-

los frutos, las bayas y semillas,

que cuidaste y sembraste,

al cabo ya maduras.

 

No te pares a más.

 

o o o O o o o

 

Y al macuto Alegría:

por la mera existencia,

por poder ver Otoño

y sus policromías,

desde el balcón de tiempo,

que, ya sabes, otoña…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.