PUES EN TODO TE SIENTO

Hoy he visto tu rostro en cresterías

de los cimas agrestes y punzantes

Perfecto siluetado entre las sombras

de la anfractuosidad de las roquedas

y del juego pasante de las nubes

en cielo entreverado

brizado por los vientos de poniente

 

He sentido tu aliento y tu presencia

en todos los caminos que he andurriado

al igual que el buen Draco

(nuestro perro libérrimo que goza

del loco chapoteo

en las pozas de ríos que cruzamos

echándote de menos)

 

Y estaba tu alborozo

tu sonrisa y tu voz y tu mirada

y el gozo de inventarte

en el locuaz manar de los veneros

que brotaban doquiera

donde el sólo recuerdo de tu estar

borbotaba en convólvulos gaudianos

Pues en todo te siento…

echándote de menos

 

Echándote de menos

todas las nubes traspasadas

por el sol ya de ocaso

en índigo naranja y rosas claros

te dibujan perfecta

en los arreboles sueltos de la tarde

evanescentes hacia noche

donde yacen los besos

que alivian mi cansancio

y me engarzan a Gaia

de donde vengo y voy

por todos sus caminos

amándola en sus rostros que son miles

como a tí –que eres tierra

cobijo amante esposa

compañera